Impresionante historia de Santa Félix, cliente de Eclof Dominicana


Santa Félix, cliente de Eclof Dominicana. Ha recibido 10 prestamos para su negocio de venta de ropa de paca

Soy mujer y media

Por Edwin DeLaCruz

Santo Domingo Este-A mi hace mucho que me decían que fuera al médico y yo no quería ir, pero cuando yo veo que tengo mi problema, que estoy sangrando demasiado, fui al médico y me hicieron una biopsia.

Cuando me entregaron los resultados, en la Maternidad de Los Minas, el doctor me dice -quiero hablar contigo. -Me preocupe un poco con esa expresión! Ya en su consultorio me dijo que de tres prueba que me hicieron dos estaban bien pero que la biopsia había dado positivo con cáncer vaginal.

Cuando el doctor me dice eso yo digo “oh oh” y me quede “asombra”, los ojos me lagrimaron, aunque no llore allí, pero cuando llegue a la casa me derrumbe y empecé a llorar con ataques, creía que todo había terminado para mí.

-Así nos cuenta su historia la señora Santa Félix de 52 años de edad, mujer dedicada al trabajo informal, resaltando que fue el momento más difícil y fuera de su control que le ha tocado vivir.

Santa es vendedora de ropa de paca, la vende desde su casa y tiene un puesto de venta de carne pollo, en un mercadito improvisado del sector donde vive, que es atendido por un empleado.

Nos explica que sus suplidores le ofrecen crédito por las pacas que compra, (compra siete pacas de ropa cada vez), sin embargo, ha preferido el financiamiento, vía los préstamos que ha recibido en Eclof Dominicana, con los cuales realiza las compras, de contado para un mejor precio. Ella afirma con orgullo que nunca ha pagado una mora.

Su metodología de venta es el crédito y venta al contado, sobre lo cual afirma que siempre tiene cuentas por cobrar y nunca le han quedado mal.

-Yo me vi fea,

–Nos dice

-Yo me vi fea, fea,  el doctor quería operarme de una vez, pero duraron más de un mes porque la presión y la azúcar me subían. Con la operación me sacaron todo (-le fue practicada una Histerectomía). Después de la operación tuvieron que cocerme (-suturar) siete veces la herida, porque se me abría.

-Sobre los gastos médicos de su proceso, cuenta que su seguro le cubrió la operación, sin embargo ella tuvo que cubrir los gastos de medicamentos y la diferencia que se paga, porque la cobertura del seguro no es total.

-Mis necesidades para el cáncer y los medicamentos, me tuve que cubrí yo, con el dinero que yo tenía guadao para comprar una casa. Sin no es porque yo tenía ese dinero guardao, no sé lo que habría pasado.

-Cuenta que el dinero ahorrado es producto de las ganancias de sus ventas, gracias a los préstamos que durante años han financiado sus compras.

El dinero que yo cogí en Eclof, eso es lo que me ha ayudado. Si no fuera por eso yo no estaría así. Yo he tomado como 10 prestamos para mi negocio.

Fueron momentos muy difíciles, pero gracias a Dios mi negocio seguía. Mis muchachos me atendían mi negocio, yo compraba y ellos atendían y mi gente (-Clientes), me trai mi dinero y nunca me han quedao mal y yo nunca he pagado una mora.

-La señora Félix, es madre de cinco, de ellos uno es biológico y los otros los la criado como madre sustituta, ya son adultos.

Explica que su actividad comercial le provee para pagar el alquiler de su casa y los gastos del hogar y ayuda cuando hace falta algún medicamento para su nieto o sus hijos, enfatizó en que Dios todo se lo  ha multiplicado.

-Cuanto yo compro todas juntas las siete pacas yo la abro aquí adentro y esto se me llena de gente, solo vienen una sola vez. Ese primer día se llevan la que quieren y las demás las pongo afuera y las vendo más barata, y el restante lo regalo a la iglesia.

A mí me hace muy feliz donar a la iglesia, dar a los niños pobres y a la gente invalida que anda por ahí.  Hoy por mí, mañana por otro, cuando yo estaba enferma en la iglesia me bendijeron y me impusieron la mano y me ayudaron también.

Hoy ya yo me siento sana y salva, no tengo nada. Me siento mujer y media, porque me defiendo en cualquier cosa, en mi trabajo y no tengo que trabajar por otro lado, soy mujer trabajadora, no soy come comida y lucho por trabajar.

Si yo luche con esta enfermedad, tengo que seguir luchando y trabajando, para lograr mi sueño de una casa propia.

Su hija adoptiva habla de su madre con mucho orgullo:

-Ella es mi mamá de crianza y no porque ella está ahí, pero es una mujer luchadora, lo que ella quiere, ella lo cumple. Si viene una persona enferma o que necesita algo, ella le dá lo que pueda.

Si estoy enferma o me duele algo, no por que ella es mi mamá, siempre está ahí conmigo y para mi familia. Es una mujer luchadora en lo que sea, en todo lo bueno.

-Entre emociones y optimismo, Santa agradece a Dios, las fuerzas que recibió para poder enfrentar su cáncer. Así concluye la entrevista a una mujer, madre, abuela, trabajadora del sector informal, que cree en la solidaridad, en compartir con los más necesitados, porque así entiende ella, que Dios le ayuda.

 

Ver video aquí:

Dejar un comentario