Leonora Jhonson: En los girasoles florecen los sueños de una mujer


4. LeonoraEn la comunidad de Los Girasoles, en Santo Domingo Oeste, en una calle con mucho movimiento, hay un local abierto donde trabaja Leonora cada día.
Cuando sus hijos eran pequeños ella se animó a emprender un negocio en su propio hogar. Quien la ve, no pensaría que esta mujer pequeña, más bien tímida, ha sido capaz de mantener a su familia durante los últimos siete años gracias a un negocio de venta de ropa y zapatos surgido por iniciativa propia, que ahora la obliga a permanecer casi todo el tiempo de pie, fuera de casa, pues vende en la calle. A su lado ha estado ECLOF Dominicana, quien la apoyó en sus inicios y quien gracias al excelente desempeño de Leonora le ha concedido 6 préstamos para la mejora de su negocio.
Cada día debe organizar y guardar la mercancía en su casa al finalizar la jornada, para volver a colocarla al otro día, temprano, de modo que esté expuesto al público el mayor tiempo posible y, de esa manera, aumentar el número de clientes que se acercan buscando la prenda de ropa o zapatos que necesitan y que adquieren sus productos. Es entonces cuando Leonora deja a un lado la timidez y muestra las ventajas de esta u otra pieza, busca lo que más favorece al cliente, la talla adecuada. Si algo ha aprendido en este negocio es que cada persona que llega a ella es un cliente potencial a quien debe tratar de forma que se convierta en un comprador.
Pudiera parecer increíble pensar que de sus ventas se cubren los estudios de sus hijos, 3 de ellos estudian en la universidad las carreras de Medicina, Ingeniería en Sistemas y Educación, el menor está aún en el colegio.
El movimiento de la calle, debido a la cantidad de transeúntes que circulan por ella, favorece positivamente el negocio. Da gusto acercarse a su comercio porque los alrededores se mantienen muy limpios, no hay ruidos ni estridencias que molesten a los clientes, ni a los que caminan cerca. No se puede quejar Leonora: su sacrificio ha valido la pena y recoge los frutos de su trabajo, orgullosa de haber podido sustentar y darles una buena educación a sus hijos. Una ayuda importante han sido los créditos recibidos, que le permitieron ampliar la oferta de su negocio.
Como propietaria de una microempresa, Leonora Jhonson tiene un sueño:
Un local propio, de manera que no tenga que estar cargando la mercancía todas las noches, depender del clima y recogerla si hay mal tiempo o llueve, además de estar ella misma vendiendo en la calle. Como madre, su mayor sueño es ayudar a que sus hijos terminen su educación y sean hombres y mujeres de bien y de trabajo.