Lidia de la Cruz: Premio a la Microempresa Educativa del Año


lidia-de-la-cruzEn el Toro de Guerra, la “Escuelita Arco Iris” recibe a los niños de la comunidad que necesitan ayuda para hacer sus tareas y repasar lo impartido por sus maestros, que necesitan practicar y lamentablemente, en sus hogares, por razones de tiempo, trabajo o por falta de conocimientos, su familia no puede ofrecérsela.
Por esa razón a Lidia se le ocurrió hacer una sala de tareas. Un modesto local que pudiera adaptar como aula para colocar los pupitres, las sillas y que tuvieran las mínimas condiciones para trabajar con los niños.
Si le preguntas desde cuándo se dedica a cuidar niños y ayudarlos con sus tareas su recuerdo se irá a cuando ella misma era una niña de 11 o 12 años. Desde tan temprana edad ayudaba a los vecinos a cuidar a sus niños cuando volvían de la escuela. Ella tiene ahora 28 años, no tiene hijos propios, pero cada día recibe a un grupo de 25 a 30 niños, cuyas edades oscilan entre los 4 y los 11 años a los cuales ayuda en el cumplimiento de las tareas escolares, a mejorar su ortografía y conocimientos de la gramática, además de cualquier otro tema en el que necesiten profundizar.
Lidia se ha esforzado en mejorar su trabajo. Basta con ver el buen manejo que en los últimos 4 años ha dado a los 5 créditos que ha recibido de parte de ECLOF Dominicana, lo que le permitió iniciar la construcción y darle forma a una pequeña instalación, para atender a sus niños. Se puede notar que aún necesitan terminarse las ventanas, lo rudimentario del mobiliario, pero la educación que inculca en los niños, los buenos hábitos de conducta al hablar, al relacionarse entre ellos, son testigos de la importante labor educativa con la cual contribuye al desarrollo y a la estimulación del aprendizaje en esos niños, a lo cual debe agregarse que durante ese tiempo se dedican a seguir aprendiendo, o sea, que utilizan su tiempo de una manera útil.
Aunque no ha estudiado académicamente la carrera profesoral, los conocimientos alcanzados en su bachillerato, además del gran deseo que siente por ayudar a los niños y su permanente auto capacitación, la han ayudado a completar los conocimientos que requiere para brindar esta ayuda.
Sin duda es una joven muy perseverante, con un gran deseo de servir a su comunidad. Allí, en El Toro de Guerra, la “Escuelita Arco Iris” es el único lugar donde los niños pueden buscar alguna ayuda y apoyo para sus tareas. Nadie más ofrece un servicio como ese en la comunidad.
Esta muchacha ahora aspira a realizar estudios universitarios en educación, de forma que su labor sea de mayor calidad y pueda brindarles mayores conocimientos a esos pequeños y a sus futuros hijos.
La Física describe que, cuando la luz solar incide sobre las gotas de lluvia, éstas se encargan de producir el efecto de esa cinta multicolor que se dibuja en el horizonte. En el Toro de Guerra, una joven llamada Lidia, hace cada día el trabajo del sol con la lluvia para iluminar con el conocimiento la vida de sus pequeños vecinos.

PREMIO A LA MICROEMPRESA EDUCATIVA DEL AÑO

lidia-premioEl trabajo de Lidia no solo ha dado buenos frutos, sino que ha recibido también un justo reconocimiento.  Lidia ganó el segundo lugar como Microempresa Educativa del Año en la IX Edición de las Premiaciones Micro empresariales CITI 2013 auspiciada por el CITI Bank lo que le permitirá cumplir su sueño de mejorar la instalación en la que recibe a sus niños.

Lidia de la Cruz, recibiendo el reconocimiento en la premiación CITI, de manos de Marina Ortiz. Le acompañan, por el personal de la oficina de Eclof – Guerra, el Asesor Antonio Angulo y la Encargada de la oficina  María de Jesús.